Tras el pequeño descanso que los índices estadounidenses se tomaron ayer, hoy los futuros vaticinan una apertura en positivo. El S&P 500 suma un 0,23%, el Nasdaq un 0,20% y el Dow Jones un 0,43% hasta los 15.108 puntos. Wall Street se deja llevar por la corriente compradora iniciada esta madrugada en los mercados asiáticos (Nikkei +2,93%) y continuada por los europeos. Entre tanto, en el mercado de divisas, el euro-dólar camina peligrosamente por los 1,30 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas cede a 95,82 dólares.

La agresiva campaña de inyecciones de liquidez del Banco Central de Japón para luchar contra la deflación del país " está moviendo el mercado, no sólo en el Lejano Oriente, aquí también, y las subidas de la bolsa de Japón hoy se extienden a los futuros estadounidenses," comenta a CNN David Madden, analista de IG Markets en Londres. "Este es otro ejemplo de cómo la intervención del banco central está apuntalando las cosas."

Otras labores para apuntalar la economía internacional por parte de los bancos centrales incluyen los recortes de tipos por parte del BCE, y los bancos centrales en Corea del Sur y Australia. Entre tanto, este viernes los inversores estarán atentos al discurso del presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, que hablará en Chicago sobre los estímulos monetarios.

Aparte de esta cita, hay pocos informes importantes programados para ser publicados hoy, mientras el S&P 500 y el Dow Jones caminan por cotas desconocidas. En este contexto de mercado, Madden describe el sentimiento del inversor como "cautelosamente optimista. Nadie quiere comprar en la parte superior, pero dada la ansiedad bancos centrales por mejorar las cosas, nadie está dispuesto a bajarse del tren antes de tiempo."

Los índices estadounidenses cerraron a la baja el jueves, pero aún están negociando en torno a máximos históricos. Los tres principales índices han subido entre un 13% y un 15% desde el inicio del año.

En el frente empresarial, las acciones de GAP subieron en las operaciones posteriores al cierre del jueves, después de que la minorista de ropa publicara unos fuertes resultados trimestrales.

Mientras tanto, Priceline caída después de hacer público un pronóstico peor de lo esperado para las ganancias del segundo trimestre.