Nuevamente la FED en el punto de mira, pero esta vez no da optimismo a los mercados. De hecho, los futuros de Wall Street se mueven con ligeras caídas ante la – más que descontada- especulación sobre nuevos paquetes de ayuda económica por parte de la Reserva Federal. Los futuros del S&P500 ceden un 0.7%, a 1.150 puntos, en tanto que el Dow Jones cede el mismo porcentaje, hasta los 11.063 enteros.
Apenas un día antes de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernank, se reúna con los principales dirigentes de la entidad, el mercado está pendiente de cualquier señal en la que se deje entrever que la FED podría estimular nuevamente a la economía. Señales como las que dejó entrever en el último encuentro anual, en el que Bernanke señaló que podría iniciar una segunda ronda de compra de activos – el conocido QE2- para impulsar a los mercados. Los expertos de Nordea declaran en Bloomberg que algunos inversores están preocupados por si después de todo no hay una intervención por parte de Bernanke y la otra opción es que diga algo que luego no funcione. “La gran pregunta está en si el famoso QE3 hará algo bueno por la economía real”•.

Ante tanta incertidumbre, la volatilidad hace acto de presencia en los mercados. Mientras ayer los indicadores cerraron con subidas de más del 2%, hoy parece que toca recoger beneficios. Los futuros del S&P500 y Dow Jones pierden en torno a un 0.7%, hasta los 1.150 y 11.063 puntos, respectivamente.

Entre las referencias macro, los pedidos de bienes duraderos - excluyendo transporte- se prevé que caigan un 0.5% en Julio después de una subida del 0.4% experimentada en junio, según las previsiones de los economistas consultados por Bloomberg antes de la publicación oficial del departamento de Comercio (14:30 horas) . Un informe de la misma agencia muestra que la economía creció un 1.1% en el segundo trimestre, frente al 1.3% estimado inicialmente.

La sesión transcurrirá pendiente de Bank of America que cede más del 2% - hasta los 6.16 dólares- mientras que Citigroup cede un 0.7% hasta los 27.12 dólares. Por su parte, La-Z-Boy se desplomó en el after hours después de que el fabricante de sillone reportara unos ingresos de 280.1 millones sde dólares, por debajo de las estimaciones que apuntaban a unos ingresos de 284.3 millones de dólares.