Lo futuros de los principales índices americanos pronostican una apertura en negativo por una situación preocupante en Europa y en concreto en la deuda de algunos países. El barril de referencia en EEUU el Texas, operaba sobre los 99,5 dólares mientras que el euro cotiza ya por debajo del 1,40 dólares, en los 1,3997.
Los futuros del S&P caían en torno a los 12 puntos; los futuros del Dow Jones perdían más de 100 puntos, mientras que los futuros del Nasdaq 100 perdían en torno a los 25 puntos en una jornada en la que la preocupación principal se centra en el viejo continente y los problemas de deuda de algunos estados miembros.
 
Así, S&P ha recortado hoy su panorama para la deuda de Italia a negativo (desde estable), por razones que de sobra se conocen en muchos países de la zona euro: débiles perspectivas de crecimiento y un mayor riesgo por una enorme cantidad de deuda.
 
Todo esto hace que el oro resista en los 1.500 dólares la onza, gracias a la condición de valor refugio. El metal ha llegado a situarse en máximos de dos semanas, en una jornada en la que sectores como el vinculado con las commodities salen especialmente mal parados. Las acciones de Alcoa caen un más de un 1% en la preapertura, y un 1% las de las petroleras Exxon y Chevron.

En el apartado macro, el Tesoro venderá deuda con vencimiento a tres y seis meses y cuatro semanas.
 
Además en el plano empresarial hoy los inversores deberán estar atentos a los resultados correspondientes al primer trimestre de Campbell Soup