Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran pérdidas en la preapertura, ante la llegada del huracán Irma a las costas de Florida y el miedo a que Corea del Norte realice un nuevo ensayo nuclear.

Los futuros del Dow Jones pierden un 0,36%, los del S&P 500, un 0,30% y los del Nasdaq, un 0,26%, con lo que Wall Street se encamina a cerrar una semana de pérdidas, centrada en las tensiones geopolíticas provocadas por el ensayo nuclear que Corea del Norte llevó a cabo el fin de semana pasado, y que podría volver a producirse mañana, con motivo de la celebración del día de la fundación del país norcoreano.

Tampoco beneficia a los mercados estadounidenses la llegada del huracán Irma, con categoría cinco, que se acerca poco a poco a las costas del estado de Florida. Se espera que llegue a tierra el sábado o el domingo a primera hora.

Con vientos devastadores y lluvias torrenciales, Irma ha dejado 14 muertos en su paso por las islas del Caribe, con Barbuda y San Martín destruidas casi al 100%.

Irma llegará a EEUU menos de dos semanas después de que el huracán Harvey arrasase las costas del Golfo de Texas y Luisiana.

Así, el petróleo West Texas comienza a perder terreno y ya se encuentra por debajo de los 49 dólares el barril, mientras que el Brent sigue su avance cada vez más cerca de los 55 dólares.

El euro se mantiene por encima de los 1,205 dólares.

Jornada la de hoy con pocas referencias macro al otro lado del Atlántico, entre las que destacan los inventarios mayoristas de julio, una emisión de bonos a 30 años y el conteo de equipos de perforación de crudo Baker Hughes.

En el plano empresarial, según aparece en prensa asiática, Alphabet podría estar considerando convertirse en socio estratégico o adquirir la división de telefonía de HTC, al tiempo que la taiwanesa mantendría otras unidades de negocio como la de realidad virtual.

Por otro lado, Amazon planea construir una segunda sede que dará trabajo a 50.000 empleados. En concreto, el grupo invertirá 5.000 M$ en este nuevo espacio, bajo el nombre de Amazon HQ2.

Según informaba ayer The Wall Street Journal (WSJ), Apple tiene problemas en la fabricación de su nuevo modelo de iPhone, lo que podría derivar en un retraso en la distribución. El próximo martes la compañía planea presentar su nuevo iPhone que podría salir al mercado con un precio entre 1.000 y 1.500 euros.