¿Qué ha sucedido en el mercado luso? La rentabilidad exigida al bono luso se dispara por encima de la de su homólogo a diez años, lo que significa que los inversores observan un mayor riesgo de quiebra a corto que a largo plazo. El bono español a diez años, sin embargo, se contiene en el 5,19%.

Portugal ve esta mañana como se disparan sus diferenciales de deuda a un día de la subasta del Tesoro luso. Nuestro país vecino tratará de colocar mañana entre 2.000 y 2.500 millones de euros en deuda a corto plazo, lo que supone un incremento respecto al monto total a colocar previsto en el calendario para 2012. Además de la subasta de bonos a tres y seis meses, el Tesoro tratará de colocar títulos con vencimiento a once meses.

La decisión de las autoridades lusas se produce después de que el pasado 4 de enero lograra colocar 1.000 millones de euros al menor interés de los últimos nueve meses.

Con este panorama, Portugal se encuentra en una situación complicada a tenor de los datos: el bono a dos años se encuentra con una rentabilidad exigida del 15,78% con un espectacular repunte del 24,5%; el bono a cinco años sube otro 19% y se sitúa con un interés exigido del 17,94%, mientras que los títulos a diez años suben un 15%, se sitúan en el 14,4%.

Gráfico BONO A DOS AÑOS / 10 AÑOS PORTUGAL (FUENTE: BLOOMBERG)