Los accionistas críticos de Prisa están muy cerca de conseguir los apoyos suficientes para apartar de la gestión al actual presidente.

Los accionistas críticos de Prisa, Amber, HSBC, Caixabank y El Santander, que juntos suman el 38,2% del capital Prisa, están muy cerca de conseguir los apoyos suficientes para nombrar a Manuel Mirat consejero delegado con plenos poderes y apartar de la gestión al actual presidente, que dejará de ser ejecutivo, según publica El Economista.

El nombramiento de Mirat, y la consecuente destitución del actual consejero delegado José Luis Sainz, se podría aprobar mañana en el consejo de administración por unanimidad. 

El actual presidente del grupo, Juan Luis Cebrián, continuaría como presidente no ejecutivo.

Fuentes oficiales de Prisa, aseguraron al diario que "todo es un rumor" y se negaron a realizar más comentarios.