Las peticiones de subsidio al desempleo en Estados Unidos han caído en 37.000 solicitudes en la última semana, hasta las 404.000.