El año nuevo chino, que se celebra en un par de semanas, está inquietando al menos a una empresa norteamericana.
Según ha comentado Mona Williams, vice president de The Container Store, empresa dedicada al almacenamiento y organización de productos, "en China, todo el mundo vuelve a casa para celebrar estas fiestas". Eso supone que cientos de miles de fábricas en el mundo, en donde se fabrican desde juguetes hasta televisiones, cerrarán sus puertas durante quince días seguidos.

Este paro anual no supone ningún nuevo fenómeno, pero este año está centrando buena parte de la atención de las empresas de EEUU. En dichas empresas se temen que los millones de emigrantes chinos que volverán a casa durante estas fiestas, no vuelvan nunca a sus puestos de trabajo en EEUU.

Este hecho se convierte aún más preocupante si tenemos en cuenta que durante estos meses se está produciendo una escasez de mano de obra en el mercado laboral chino, hecho que está provocando una caída de la oferta a las empresas norteamericanas.

Algunos productos de papelería, que suelen venderse en The Container Store, son ahora muy difíciles de encontrar. Según William, "durante las últimas seis semanas, no hemos recibido ninguna mercancía. Eso nos supone millones de dólares de pérdidas cada día". Uno de los principales proveedores de The Container Store se ha visto obligado a "traer" la fábricación de sus productos de nuevo a EEUU porque no encontraba mano de obra en China.