Los índices bursátiles al otro lado del Atlántico también son presa de la volatilidad un día en el que las referencias macroeconómicas no cumplieron con las expectativas esperadas. Así, el Dow Jones de Industriales subía un 0,05% hasta los 10.542 puntos, el S&P500 cedía un 0,15% hasra los 1.112 puntos mientras el tecnológico Nasdaq se dejaba un 0,43% hasta los 2.278 puntos.
Signo mixto en Wall Street. El Dow Jones de Industriales subía un 0,05% hasta los 10.542 puntos, el S&P500 cedía un 0,15% hasra los 1.112 puntos mientras el tecnológico Nasdaq se dejaba un 0,43% hasta los 2.278 puntos.

Los datos que difundió este miércoles el Departamento de Comercio, relativos a pedidos de bienes duraderos a las fábricas, causaron decepción pues reflejaron un descenso inesperado del 1% en junio frente a un incremento de esa magnitud que se preveía.

El descenso en los encargos de bienes duraderos el pasado mes se une a otros datos recientes que apuntaron a un debilitamiento de la actividad en el sector manufacturero, lo que ha avivado la inquietud sobre el ritmo de crecimiento de la economía de EEUU en este año.

Los inversores conocerán antes de concluir la sesión el contenido del libro "beige" de la Reserva Federal, un informe que recoge datos relativos a la actividad económica y al empleo en todo el país.

El fabricante aeronáutico Boeing (-1,52%) lideraba el grupo de empresas incluidas en el Dow cuyas acciones se negociaban a la baja, tras anunciar que registró un descenso del 21% en su beneficio entre abril y junio respecto a hace un año y una ganancia por acción de 1,06 dólares, mejor de lo esperado, aunque su facturación descendió el 9% y fue inferior a la que se preveía.

También registraban descensos sustanciales la farmacéutica Pfizer (-1,47%) y el productor de aluminio Alcoa (-1,43%), en tanto que otros catorce componentes de ese índice perdían menos del 1%.