La Comisión Europea ha dicho este jueves que "toma nota" de los nuevos ajustes anunciados por Grecia, pero no ha declarado si son suficientes para desbloquear la ayuda urgente de 8.000 millones que Atenas necesita para no suspender pagos en octubre.


"Hemos tomado nota de los anuncios realizados por las autoridades griegas", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Olivier Bailly, pero desde el Ejecutivo comunitario se han limitado a señalar que las medidas todavía deben ser examinadas en detalle por la misión de inspectores de la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que tiene previsto regresar a Atenas a principios de la semana que viene.

Las medidas, ha precisado, "deberán ser discutidas y examinadas por la 'troika' cuando retome su misión en Atenas". "Hay que examinar en detalle las medidas", ha insistido el portavoz, que ni siquiera ha confirmado que los inspectores vayan a regresar a Atenas a principios de la semana que viene, como se había anunciado. "Es nuestro objetivo, veremos si es realista", se ha limitado a decir.