La Unión Europea ha aprobado seis medidas legislativas que endurecerán la disciplina fiscal y facilitarán la imposición de sanciones por déficit y superávit excesivos, aunque con un trato diferenciado.

Los representantes permanentes de la Unión Europea (Coreper II) han aprobado las medidas en su reunión de hoy sin introducir modificaciones, indicó a Efe una fuente diplomática. El texto será ahora debatido en la Comisión para Asuntos Económicos y Monetarios del PE antes de ser votado en el pleno a finales de mes y aprobado por el Consejo Europeo.

La imposición de sanciones a países que acumulen un déficit excesivo estará dividida en una fase preventiva y otra correctiva.

En la fase preventiva, la Comisión Europea (CE) podrá hacer recomendaciones a los estados miembros y pedirles que corrijan su balance.

La recomendación deberá ser aprobada por mayoría cualificada de los países del euro, pero si pasado un mes los socios de la moneda única han rechazado la recomendación o no se han pronunciado al respecto, la CE podrá insistir en el aviso, que se considerará en esta ocasión automáticamente adoptado a menos que 9 de los 17 miembros del euro se opongan (una mayoría simple).

Una vez superada esta primera fase, se pasará a la imposición de sanciones, primero en forma de depósito y luego, si el desequilibrio persiste, mediante multas.