La tasa  de paro de la Eurozona sube a su nivel máximo, hasta el 10,8% en el mes de febrero.  Una referencia que supera en una décima el dato de enero y que vuelve a colocar a España como país miembro con la  tasa de paro más alta, en el 23.6%.

El desempleo en la zona euro se situó el pasado mes de febrero en el 10,8%, un nivel récord que supera en una décima el dato de enero y contrasta con el 10% registrado hace un año, según los datos ofrecidos por Eurostat, que vuelve a colocar a España como el país con peores cifras de empleo de toda la región, ya que su tasa de paro subió al 23,6%, tres décimas más que en enero.




Por su parte, en el conjunto de la Unión Europea (UE) la tasa de desempleo se situó en febrero en el 10,2%, una décima por encima del mes anterior, y siete décimas más que en febrero de 2011.

La agencia estadística europea calcula que 24,550 millones de personas carecían de empleo en enero en la UE, de los que 17,134 millones se encontraban en la zona euro, lo que supone un aumento mensual de 167.000 parados en el conjunto de la UE y de 162.000 en la zona euro. Respecto a febrero de 2011, la cifra de desempleados entre los Veintisiete subió en 1,874 millones de personas y en 1,476 millones en la zona euro.

Entre los países miembros cuyos datos estaban disponibles, las menores tasas de paro se registraron en Austria (4,2%), Países Bajos (4,9%) y Luxemburgo (5,2%), mientras que las más altas fueron las de España (23,6%), Grecia (21% en diciembre de 2011), Portugal (15%) e Irlanda (14,7%).