El crecimiento de la economía del Reino Unido se desaceleró en el primer trimestre, lo que pone de manifiesto la fragilidad de la recuperación económica y mina todavía más la titubeante campaña electoral del primer ministro, Gordon Brown.
La Oficina Nacional de Estadística informó el viernes de que el producto interior bruto en el primer trimestre aumentó un 0,2% frente al cuarto trimestre. En comparación con el primer trimestre de 2009, el PIB cayó un 0,3%.  La cifra supone una marcada desaceleración frente a la tasa de crecimiento del 0,4% registrada en los últimos tres meses del año pasado, que fue la primera expansión después de seis trimestre de contracción.

La noticia llega en un momento crucial de una campaña electoral extraordinariamente volátil que culmina el 6 de mayo.  Después de meses en los que el Partido Conservador gozó de una sólida ventaja sobre el Partido Laborista, el Partido Liberal Demócrata se ha unido a la carrera tras las convincentes actuaciones de su líder, Nick Clegg.