"La solución que se puso sobre la mesa no va a cambiar los problemas a largo plazo de los bancos europeos, y mucho menos los de los españoles", advierten desde Sala de Inversión. Además, los parches propuestos traen consigo nuevos retos y consecuencias, especialmente en los bancos. Los resultados se verán lastrados por la abultada deuda soberana en sus carteras, por las provisiones elevadas y por los requerimientos múltiples, pero, ¿qué ocurriría si España y sus bancos necesitasen más dinero? Consulte y participe en la opinión de nuestra comunidad pinchando AQUÍ.