La tasa de inflación de la zona euro se situó en septiembre en el 3%, cinco décimas más que en el mes anterior, según el indicador adelantado de inflación publicado por la oficina europea de estadística, Eurostat.

Es un dato especialmente importante a menos de una semana de que se reúna el Banco Central Europeo, cuyo principal objetivo es mantener la inflación por debajo del 2%. A pesar de la escalada de los precios, el mercado prevé una bajada de los tipos, ahora en el 1,5%, de hasta medio punto.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó ayer de que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) de España aumentó desde el 3% de agosto al 3,1% en septiembre, lo que reduciría a una décima el diferencial con la eurozona.

La estimación de inflación de la eurozona combina información histórica y datos sobre la evolución reciente de los precios. En los dos últimos años, el dato adelantado coincidió en veinte ocasiones con el definitivo, mientras que en los cuatro meses restantes la desviación fue sólo de una décima.