El dato de IPC de septiembre en el Reino Unido se mantuvo en el 3,1% respecto al mismo mes del año anterior.
De esta forma, la inflación no registró variación alguna sobre el mes de agosto como consecuencia del alza de los precios de la ropa y calzado y de la alimentación, que compensaron la caída de los precios del transporte y de los carburantes.

La tasa interanual del índice de precios minoristas, que incluye los intereses de las hipotecas, subió un 4,6% en septiembre, una décima menos que la registrada en agosto (+4,7%).