El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Estados Unidos cayó una décima en octubre en términos intermensuales.

Ésta es la primera caída en cuatro meses, mientras que en los últimos doce meses los precios subieron un 3,5%, frente al 3,9% del mes anterior, según informó el Departamento de Trabajo estadounidense.

Esta leve caída del dato general en Estados Unidos obedeció principalmente a que el descenso de los precios de la energía logró compensar los ligeros incrementos de la alimentación y de la inflación subayacente.

En concreto, los precios de la energía se redujeron un 2% en octubre tras tres meses consecutivos de subidas como consecuencia principalmente del descenso del 3,1% de la gasolina y del 3% del gas natural.