El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Alemania subió un 2,3% en mayo, una décima menos que el dato del mes de abril.

Esta cifra supone el primer descenso de la tasa de inflación interanual en ocho meses, según informó la oficina de estadísticas alemana Destatis, que señala que respecto a abril los precios de mantuvieron estables.

La oficina, que destaca que la tasa sigue por encima del objetivo del 2%, apunta que el dato de mayo fue de nuevo determinado en gran parte por los crecientes precios de la energía (+9,5%), ya que descontando su impacto, la inflación no hubiera superado el 1,4%.

Por su parte, los precios de la alimentación y las bebidas no alcohólicas se incrementaron también de forma significativa, al aumentar un 3,3% respecto al mismo mes del año anterior.

En comparación con abril, los precios de la energía se redujeron un 0,7%, mientras que los precios del tabaco y la alimentación aumentaron un 1,3% y un 0,6, respectivamente.