Los indicadores disponibles del segundo trimestre anticipan que la actividad seguirá contrayéndose entre abril y junio después de haber caído un 0,3% en los tres primeros meses del año, según el último boletín económico del Banco de España.


Los indicadores correspondientes a la actividad industrial siguen indicando una prolongación de la debilidad del sector, mientras que los referidos al sector servicios muestran un "empeoramiento" en el segundo trimestre.

Algunos indicadores del consumo y la inversión en bienes de equipo apuntan a una leve mejoría, mientras que la inversión en construcción indica que su proceso de ajuste ha cobrado "mayor intensidad" en los últimos meses.

Además, los ingresos reales por turismo interrumpieron en el primer trimestre el perfil de fortaleza que venían registrando, tendencia que se confirma con la información disponible del mes de abril.