Japón tiene la capacidad financiera suficiente para hacer frente a las necesidades humanitarias y de infraestructuras que han generado el terremoto y el tsunami, según el FMI.


La portavoz Caroline Atkinson del FMI enfatizó que la prioridad más importante de Japón ahora es centrarse en reconstruir los esfuerzos por reactivar a la economía.