Japón no ha pedido de momento ayuda a la Agencia Internacional de Energía.
La AIE está en estrecho contacto con el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón, pero de momento no ha pedido asistencia; aún así la Agencia está preparada para actuar en caso de que fuera necesario.