La recaudación por regularizaciones voluntarias, atribuible al efecto inducido del Plan de Prevención del Fraude, alcanzó los 1.011 millones de euros, lo que supone un descenso interanual del 29%, por el importante incremento de los aplazamientos de deuda, que llegaron al 45%. De esta forma, desde 2005, se han recaudado más de 35.000 millones de euros por actuaciones de control.

Las investigaciones sobre el uso de grandes cantidades en efectivo con billetes de alta denominación --fundamentalmente de 500 euros-- permitieron recaudar 706 millones de euros hasta noviembre, más del doble que lo obtenido en el mismo periodo del pasado año. De este total, 331 millones se obtuvieron por declaraciones extemporáneas; 206 millones por deuda incoada, y 106 millones por delitos denunciados.