El Gobierno griego lo dijo esta mañana y no ha fallado: hay más ajustes. El país heleno recortará nuevamente las pensiones y enviará a 'la reserva', un paso previo al despido, a 30.000 funcionarios este año.

En concreto, según informa Reuters, el recorte de las pensiones será del 20% para los que tengan ingresos superiores a 1.200 euros al mes. Además, el recorte afectará a las personas jubiladas que tengan menos de 55 años. Otra de las medidas es la prórroga hasta 2014 del impuesto que ya se fijó sobre todos los inmuebles.

Un portavoz del Gobierno ha señalado a Reuters que el objetivo de estas medidas es cumplir con las exigencias del plan de rescate hasta 2014. También indicó que es un mensaje pretende ser un mensaje a los mercados y a los socios de que Grecia se hará cargo de sus obligaciones. Asimismo, se comprometió con acelerar las privatizaciones.

Esta mañana, el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, reconoció en el Parlamento que Grecia deberá tomar medidas adicionales de austeridad tras los dos jornadas de negociaciones con sus acreedores internacionales.

El objetivo de estas nuevas medidas de ajuste es garantizarse la recepción de una ayuda urgente de 8.000 millones de euros de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sin la cual deberá suspender pagos en octubre, según ha confirmado el ministro de Finanzas. "Estamos haciendo y haremos todo lo que sea necesario. No pondremos el destino del país en riesgo", ha dicho Venizelos.

La Comisión Europea, el FMI y el BCE regresarán a Atenas a principios de la semana para seguir con las negociaciones para el sexto tramo de ayuda.

Los próximos recortes han sido recibidos con fuerte rechazo. De hecho, hoy mismo los principales sindicatos griegos han convocado huelga general de 24 horas para el 5 y el 19 de octubre.