Goldman Sacha ha lanzado su primera emisión de bonos a 30 años en tres años, una emisión que prueba que se está disminuyendo el temor a una aceleración de la inflación. El precio de la deuda se disparó en la primera jornada de negociación.

El quinto banco de Estados Unidos por activos recibió pedidos por 9.000 millones de dólares al emitir pagarés por 2.500 millones el 21 de enero, según Mizuho Securities USA. Los bonos prioritarios a un 6,25 por ciento se cotizaron para que rindieran 170 puntos básicos más que la deuda del Tesoro de Estados Unidos de plazo semejante, en el límite inferior de un abanico de 5 puntos básicos comerciado por la firma, según datos compilados por Bloomberg.

Los economistas han bajado los pronósticos de los aumentos de precios del año próximo, a una media de un 1,9 por ciento este mes de un 2 por ciento en diciembre, según un sondeo de Bloomberg.