Fiat firmará un acuerdo con China para dividir su sistema de propulsión y construir cajas de cambio en el país oriental. Además, planifica invertir 1.100 millones de dólares en la planta rusa GAZ.


Así apuntan las fuentes confidenciales de Bloomberg. Y es que según esas declaraciones, el fabricante italiano de automóviles que dirige Chrysler anunciará el acuerdo el día 3 de junio en Roma, durante una visita del vicepresidente de China, Xi Jinping.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi se reunirá con Xi el viernes, como parte de las visitas del dirigente chino a Italia, Cuba, Uruguay y Chile. Por su parte, John Elkann, presidente de la automotriz, coincidirá con el presidente chino en una cena con empresarios ese mismo día. Desde Fiat, un portavoz de la compañía evitó hacer declaraciones.

Fiat, que posee el 46% de Chrysler, tiene como objetivo las economías de rápido crecimiento para contrarrestar, de esa forma, las pérdidas en el Viejo Continente, su mayor mercado.

La compañía entrará en el mercado chino el próximo año con un modelo sedan. Fiat se encuentra en proceso de construcción de la primera planta en China, en una empresa conjunta con Guangzhou Automobile. El consejero delegado de la italiana, Sergio Marchionne también planea introducir las firmas Jeep y Alfa en la región.


Y en Rusia...

El fabricante de automóviles, que ya obtiene la mayor parte de sus ganancias de Brasil, trata de expandirse en Rusia. Y es que el consorcio italiano tiene previsto invertir en ese país 1.100 millones de dólares para poner en marcha el ensamblaje de sus vehículos en la planta rusa GAZ. Este acuerdo se firmará esta semana, según el director del departamento de Zonas Económicas Especiales del Ministerio de Fomento ruso.

El volumen de producción que la empresa prevé desarrollar en GAZ asciende a 120.000 automóviles al año, cifra que se reparte en ocho modelos.

En la bolsa de Milán, Fiat cayó a los 7,26 euros, una reducción del 1,62% en su cotización.