Los precios de los cereales seguirán creciendo durante los próximos meses, en gran parte debido a las duras condiciones climatológicas que se esperan en Sudamérica, lo que puede provocar una drástica reducción en la oferta de soja y cereales según la FAO (Food and Agriculture Organization).

La organización, con sede en Roma, ha comunicado en el día de hoy que el índice alimenticio subió a sus niveles máximos durante el pasado mes de diciembre, rompiendo los niveles previos alcanzados en junio de 2008. Los precios de las materias primas agrícolas también subieron en agosto, mes que suele registrar bajos niveles, sobre todo para los cereales según el economista Abdolreza Abbassian.

Para este experto, "uno puede esperar que los precios caigan en primavera, y de hecho esto sería lo peor" comentó. "Pero teniendo en cuenta las condiciones climáticas tan excepcionales que hemos tenido, ni yo mismo podría hacer una apuesta sobre lo que puede acontecer en el futuro" añadió.

Las preocupaciones acerca de las posibles sequías que se pueden dar en un país como Argentina, hicieron que el precio de los cereales se disparara un 52% en la bolsa de Chicago durante el año pasado por miedo a que las cosechas pudieran verse afectadas. Además, el precio de la soja también se incrementó en un 34%.

Los precios también subieron debido a que China, el mayor importador de soja del mundo, se convirtió también en un gran importador maiz. El trigó subió un 47% durante 2010, debido a que la economía rusa, afectada por la peor sequía en 50 años, canceló cualquier exportación de dicho producto.

Para Abbassian, "las miradas estarán puestas en los cultivos de maiz en Argentina. Desafortunadamente, el precio del maiz aún puede seguir subiendo debido a la gran incertidumbre que existe en estos momentos. Si surge algún problema en la cosecha, el potencial de crecimiento puede ser aún mayor"

Artículo completo en Bloomberg.