La Securities and Exchange Commission norteamericana (SEC) está analizando las transacciones de algunas compañías que pese a no cotizar en bolsa (si lo hacen en bolsas privadas y más pequeñas) han movido y mueven importantes volúmenes de dinero.

Las investigaciones incluyen a compañías como Facebook o Twitter y  se centran en los primeros procesos que permitieron el acceso de estas compañías a dichos mercados.
Según el Wall Street Journal, el supervisor norteamericano quiere analizar en detalle cómo se realizan dichas transacciones, ya que estas compañías no están obligadas a hacer públicos sus datos financieros. Además ha enviado cartas a varios de los participantes en estas operaciones en busca de una mayor información. La SEC obliga a las empresas privadas a publicar cierta información financiera en caso de tener más de 500 accionistas.