La victoria de la extrema derecha nacionalista en Finlandia ha levantado dudas en la Comisión Europea sobre su posible respaldo al plan de rescate para Portugal valorado en 80.000 millones de euros financiados por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

La portavoz de la Comisión Europea, Pia Ahrenkilde, ha declarado que esta victoria electoral en Finlandia "no cambia nada" respecto a las negociaciones para el rescate financiero luso por lo que "no hay ningún cambio de planes. Las negociaciones con Portugal están en marcha. El Gobierno finlandés todavía tiene que formarse. Por lo que a nosotros respecta nada ha cambiado", concluye.

Los Verdaderos Finlandeses, partido que ha conseguido el 19% de los votos en las elecciones generales finlandesas tan sólo 1,4% puntos del vencedor, ha rechazado públicamente cualquier tipo de ayuda económica a Portugal, mientras que los socialdemócratas, con el 19,1% del escrutinio, se muestran reticentes.