Si, es cierto que uno de los desafíos a los que nos enfrentamos en la actualidad, está relacionado con los importantes desequilibrios entre las economías de los países

 Por un lado tenemos unas economías desarrolladas que han logrado recuperarse gracias a las políticas expansivas de los últimos años pero, a pesar del elevado coste de las mismas, aún están demasiado débiles para crecer por sí mismas. En la otra cara de la moneda tenemos las economías emergentes, las encargadas de tirar de la economía mundial e impulsar la recuperación económica. Con todo, y quizá con un grado de desequilibrio mayor del deseado, la economía mundial continúa su recuperación. En los últimos tiempos, esta recuperación cuenta con un desafío adicional; la inflación. Un desafío que como hemos podido comprobar, preocupa y afecta a economías desarrolladas y emergentes.

Lo cierto es que la subida que ha experimentado el precio de los alimentos y el precio del crudo, se ha acelerado de forma visible desde el pasado verano. Dejando a un lado el precio del crudo, muy de moda en las últimas semanas, los argumentos que podrían estar detrás de la espiral alcista en la que se encuentran los precios de los alimentos, podríamos encontrarla en:

• La creciente demanda de alimentos por parte de las economías emergentes (China, India y Brasil, especialmente).
• Malas cosechas como resultado del mal tiempo y por tanto, una menor producción.
• Incremento de los precios del petróleo que impactan en un creciente coste de insumos agrícolas (caso de los fertilizantes y el transporte).
• La depreciación del dólar estadounidense.
• La especulación.

Les diré que entre todos ellos, al que más peso concedo en esta considerable revalorización que acumulan los precios de los alimentos, es a la especulación.

A continuación, se muestran los gráficos que permiten seguir la evolución del precio de los cereales, la carne y el azúcar. Como pueden observar, todos ellos tienen algo en común y es que, desde que se ha iniciado el ejercicio 2.011, ambos están desarrollando lateralidades. Lateralidades que tienen lugar en la zona de máximos recientes.

Así, una vez más surge la eterna pregunta… ¿se trata de una acumulación? Me temo que no es así, me temo que estamos ante la formación de lateralidades a modo de distribución y que por tanto, conformarán un techo a los fuertes avances que han tenido lugar en los meses precedentes. En cualquier caso, los gráficos, nos ayudarán a conocer la respuesta.