Endesa registró un beneficio neto de 621 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que supone un descenso del 7,2% respecto a las ganancias obtenidas en el mismo periodode un año antes.

Endesa justificó este retroceso a la caída de 49 millones en el negocio de España y Portugal, que registró un resultado neto de 475 millones de euros, un 9% menos. El beneficio en Latinoamárica ha sido similar al obtenido en el primer trimestre de 2011, con 146 millones de euros, un 0,7% más.

Los ingresos, por su parte, alcanzaron los 8.647 millones de euros, lo que supone un aumento del 3,4% respecto a los tres primeros meses de 2011, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) subió un 2,9%, hasta 1.827 millones de euros.

La deuda financiera neta de Endesa se situó en 9.607 millones de euros a 31 de marzo de 2012, con una disminución de 1.395 millones de euros respecto de la existente a 31 de diciembre de 2011.