Enagás y Gas Natural son dos de las tres peores compañías del Ibex 35 en lo que va de año, al registrar retrocesos entre el 9% y el 5%. El motivo: el Gobierno prepara un nuevo recorte de los ingresos regulados de las eléctricas y las más perjudicadas serán las gasistas. Los analistas ya pronosticaban esta tormenta perfecta regulatoria con las sucesivas revisiones a la baja de sus estimaciones.

La tormenta sobre Enagás y Gas Natural se desató el lunes, después de que durante el fin de semana apareciesen informaciones sobre que el Ministerio de Energía prepara un nuevo recorte de los ingresos regulados de las eléctricas. Según informaba El Mundo, el recorte se centraría en gran medida en el sector gasista.

Así, el objetivo del departamento que dirige Álvaro Nadal sería aliviar la factura energética de los españoles con nuevas rebajas en los costes regulados de los sectores de electricidad y gas. Varios medios señalaban el martes que el recorte de ingresos regulados por el sector gasista superaría los 700 millones de euros.

El plan del Gobierno sería actuar sobre el sector gasista introduciendo una enmienda a una ley contra la sequía que en este momento se tramita en el Senado. Concretamente se adelantaría de 2021 a 2019 la revisión de las retribuciones reguladas que percibe el sector por transportar y distribuir gas.

Según recoge Reuters, la sorpresa es el sentimiento generalizado de los analistas, por el momento elegido para aplicar recortes, ya que la demanda de gas está creciendo, y porque la medida supondría provocar litigios en un sector que ha atraído mucha inversión extranjera en los últimos años y no hay graves desequilibrios en la tarifa.

Fuentes parlamentarias confirmaron las informaciones sobre que el Ministerio de Energía prevé introducir ajustes en los costes regulados del sistema energético en un borrador. Negocia con otros grupos para introducir ese borrador dentro del proyecto de Ley de medidas contra la sequía que se está tramitando en el Senado.

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, afirmó que el objetivo de dicha revisión es ver dónde los incentivos son excesivos o insuficientes y “ajustarlos para que sean coherentes”, aunque desmintió que el ajuste fuera de 700 millones de euros. “Aunque quieras hacer el ajuste al máximo sería imposible llegar a esa cifra”. Según Navia, las cifras no han sido facilitadas a los grupos parlamentarios en las discusiones que se han mantenido con ellos, ya que el Ministerio tiene que hacer el análisis interno, explicó en declaraciones recogidas por Europa Press.

¿Y quiénes son las compañías más perjudicadas por este recorte? Pues, evidentemente, Enagás y Gas Natural.

Según las previsiones de los analistas de Banco Sabadell, el recorte supondría para Enagás una caída de 80 millones en sus resultados brutos de explotación (ebitda) un 8% del total. Gas Natural también se vería afectada con un impacto de 90 millones en su ebitda, un 2%.

El próximo 7 de febrero presentará sus resultados Gas Natural, mientras que el día 12 del mismo mes será el turno de Enagás.

Hasta septiembre, Enagás ganó 375,7 millones de euros, un 18,4% más que en el mismo periodo de 2016, al integrar en los resultados a la regasificadora chilena GNL Quintero, sin la cual el incremento habría sido del 1,6%. En el mismo periodo, Gas Natural Fenosa ganó 793 millones, lo que supone un 14,7% menos que en el mismo período del año anterior.

Caídas en bolsa de Enagás y Gas Natural

Las compañías eléctricas que forman parte del Ibex 35 no han empezado 2018 con muy buen pie. Y las caídas de los últimos días, desde que se conoció la intención del Gobierno, no han hecho más que agravar la situación.  Así, Enagás, Red Eléctrica y Gas Natural, por orden, son los peores valores del selectivo español en lo que va de ejercicio.

Enagás cerró 2017 con un descenso del 1,06%. A falta de una sesión para que termine el primer del año, la caída es de casi el 10%.

En el caso de Gas Natural, el retroceso en enero es del 4,83%, tras cerrar el pasado ejercicio con una subida del 7,48%.

 

 

Algunas firmas de análisis ya se habían adelantado, reduciendo sus estimaciones sobre las compañías eléctricas, ante las modificaciones que el Gobierno preparara para el sector en general, y alertaban sobre el efecto de dichos cambios legislativos en sus informes.

La más perjudicada ha sido Enagas, que ha visto como UBS revisaba a la baja su recomendación, a vender desde neutral, al tiempo redujo el precio objetivo hasta los 22 euros, desde los 24,50 euros anteriores. La última  firma en hacerlo ha sido Kepler Cheuvreux, que recortó el precio de la compañía  desde los 29 euros hasta los 28,7 euros por acción.

El consenso de analistas de Reuters aconseja mantener las acciones de Enagás, con un precio objetivo de 25,8 euros por acción. Así, consideran, tras las últimas caídas, que la compañía tiene un potencial del 20%. De las 25 casas de análisis que siguen a Enagás, el 52% recomienda mantener; el 24%, comprar, y el 24% restante, vender.

Misma recomendación  da el consenso de Reuters, a Gas Natural, mantener, con un precio objetivo de 20,69 euros, lo que supone un potencial de subida del 12,97%.

 

 

Según los datos de Reuters, el PER de Gas Natural es de 15,99 veces, más elevado que el de Enagás, de 11,21 veces. Por el contrario, el valor en libros de Gas Natural es de 1,32x, inferior al de Enagás, de 2,06x.

En cuanto a la rentabilidad por dividendo, la de Enagás es superior, al alcanzar el 6,33%, mientras que la de Gas Natural es del 5,27%.

Los indicadores técnicos de Gas Natural dan a la compañía una puntuación de 9 sobre 10, al considerar que se encuentra en fase alcista, con dicha tendencia tanto a medio como a largo plazo y una volatilidad decreciente.

 

 

Gas Natural forma parte de la cartera de EI. Fue incorporada al cierre del 25 de enero, acompañada de stop a cierre semanal inferior a 17,85 euros por acción.

Peor aspecto técnico tiene Enagás según sus indicadores técnicos, que le dan una puntuación de 6 sobre 10, al considerar que se encuentran en fase de consolidación, con una tendencia bajista ene l medio plazo, aunque alcista en el largo.