La posibilidad de que haya una fuga nuclear en Japón ha aumentado las especulaciones sobre que los inversores no llevarán activos de origen extranjero al país asiático.

La moneda japonesa ha subido por cuarto día consecutivo, en medio de las especulaciones sobre la fuerza de la divisa, lo que podría provocar la intervención del Banco de Japón para debilitarla por primera vez desde septiembre.

Por otra parte, el euro ha caído por primera vez en cuatro días después de que Moody´s bajara el nivel de deuda de Portugal, reactivando la preocupación sobre la capacidad de la región para resolver su crisis de deuda. El franco suizo subió a raíz de la violencia en Oriente Medio y la preocupación en Japón.

"Existe la preocupación real de que si se trata de un movimiento desordenado en el cambio dólar-yen, el banco de Japón podría llegar a intervenir", dijo Paresh Upadhyaya, jefe de estrategia de divisas para Estados Unidos del G-10 en Nueva York. "Esta vez habrá apoyo a la intervención unilateral. Para que Japón pueda recuperar su competitividad, necesitan un yen más débil. Ahora pueden intervenir y, en este caso, tendrían un argumento para ello” añadió.