El tráfico aéreo mundial de pasajeros creció un 6% en febrero, con respecto al mismo mes del año pasado, frente al aumento del 2,3% que experimentó el de carga.
Según los datos difundidos por la Asociación Internacional del Tráfico Aéreo (IATA), la demanda se redujo de forma significativa el mes pasado, hasta un 8,4% en pasajeros y un 8,7% en carga, respectivamente. Por su parte, el factor de ocupación en pasajeros se situó en el 73%, lo que supone 2,2 puntos porcentuales menos, mientras que el nivel de carga se deterioró hasta un 51,6%, hasta 4,4 puntos porcentuales menos que en máximo alcanzado en mayo.

La inestabilidad política en Oriente Medio y África del Norte durante el pasado mes febrero ha provocado una caída del tráfico aéreo internacional del 1% y es responsable casi en su totalidad del desplazamiento del crecimiento de la demanda de pasajeros a otras áreas