La Bolsa de Tokio terminó la sesión casi estable (-0,16%), dado que los inversores esperan el resultado de la cumbre europea crucial para la lucha contra la crisis de la deuda, y posibles decisiones de las autoridades japonesas para bajar la cotización del yen.


El índice Nikkei perdió 13,84 puntos, es decir 0,16%, para cerrar a 8.748,47 enteros en un mercado escasamente activo.

El índice amplio Topix cedió asimismo otro 0,16% al perder 1,22 puntos para terminar a 746,48 puntos.