Los índices mundiales de referencia habitual entre los inversores Españoles, esos que cuentan con mayor cobertura en los medios, aparentemente están en la misma situación en las últimas semanas. Sin embargo la realidad muestra que solamente coinciden en que han sufrido un fuerte descenso en sus valoraciones, pero desde escenarios técnicos distintos.
No es lo mismo comenzar a bajar que seguir bajando.

Si tomamos el IBEX 35 Español, el DAX Alemán, el CAC 40 de Francia y el FTSE 100 del Reino Unido, agregándoles
el PSI 20 de Portugal y obviando el Stoxx 50 y el EuroStoxx 50 por representar algo así como un batiburrillo de todos los europeos, junto con los Estado Unidenses Dow Jones de Industriales y S&P 500 se pueden confeccionar dos conjuntos:
• El DAX Alemán, el FTSE 100 y los dos norteamericanos. Estamos hablando de índices que desde marzo del 2009 iniciaron una tendencia alcista que, en la primavera de este año, llevó sus cotizaciones a niveles cercanos a sus máximos históricos.
Estos índices ahora están corrigiendo esa fase alcista, desarrollando una fase de reacción dentro de un escenario que, a pesar del recorrido, sigue teniendo un fondo alcista aún muy lejos de los mínimos .

• El IBEX 35, el PSI 20 y el CAC 40. En ellos el alza iniciado en marzo del 2009 alcanzó su techo un año y medio antes que en los anteriores, en enero del 2010, recuperándose hasta el entorno del 38,2% de todo lo que habían bajado desde finales del año 2007 y muy lejos de aproximarse a los altos precios del origen bajista.
Estos índices, en realidad, están confirmando una lateralidad de gran amplitud que acerca la cotización a los mínimos de hace dos años y medio.

En resumen: Lo que se parece es la dirección de los precios y la variabilidad de éstos, pero las situaciones técnicas de cada conjunto tienen poco que ver.

Los índices no existen.

Lo que tienen en común es que no son más que fórmulas matemáticas. Medias de un conjunto de precios que ofrecen un atractivo a la inversión en ello: A diferencia de una empresa, no pueden quebrar y desaparecer.

La inversión consiste en obtener un beneficio y la fórmula básica para buscarlo es comprar barato y vender caro. No quiero extenderme en hablar de desviación típica para establecer, de forma objetiva, qué es caro y qué es barato, pero lo cierto es que el IBEX 35 ofrece precios extraordinariamente bajos, en exceso por debajo de su límite estadístico de desviación, que deberían provocar una mentalidad compradora.

Así mismo, el conjunto de índices que se encuentran en fase de reacción a su tendencia alcista, están muy próximos de ofrecer precios en los que intentar planteamientos alcistas, al menos con criterios de corto plazo a 2 ó 3 meses vista.

Pendiente de la fase bajista insostenible en el tiempo

Tomando la estadística como herramienta, no exacta pero sí precisa, queda en evidencia que la pendiente con la que están bajando los precios es insostenible en el tiempo y siempre ha tenido una corta duración temporal. Esa circunstancia añadida a que, aunque se estuviera formando una tendencia bajista sostenida en los índices que vienen de los máximos, o la continuidad de los que apenas se recuperaron, las tendencias no se desarrollan en línea recta, hace presagiar que al menos estamos próximos a un fuerte rebote en los precios que, por la dimensión de los recortes, merece la pena intentar aprovechar.

IBEX 35
Cualquier precio por debajo de los 9400 puntos representa un exceso bajista adecuado para la inversión a largo plazo y las compras en esta zona, sea cual haya sido el valor de ejecución, deben considerarse realizadas a un precio excelente. No se puede ni debe descartarse que, bien sin recuperación previa o bien tras un rebote, se desarrolle un último tramo a la baja a una banda entre los 7900 y los 7500 (es probable se aproxime a la parte baja). Si eso sucede, el precio será una excelente oportunidad para la inversión a largo plazo y también para el corto plazo, con la expectativa de recuperar en muy poco tiempo los 8900 en primera instancia y, más adelante, niveles próximos a los 9700.

DAX

Puede haber un rebote inicial hasta los 6080 que, representando antes el 38,2% de retroceso al movimiento alcista, ahora pueden funcionar como resistencia. En caso de que una caída adicional llevara el precio por debajo de los 5150, en el 61,8% de retroceso, éste sería muy difícil de perder en un primer momento sin una recuperación previa. En ese caso sería buena idea comprar con el objetivo de que se llegue en muy poco tiempo al menos hasta la zona de los 6000/6100.

FTSE 100
Los 5060 debieron funcionar como soporte por suponer el 38,2% de retroceso a toda la fase alcista. Lo que sería un lujo para l inversión es encontrarse el precio más adelante en el entorno de los 4450 que, para cualquier plazo supondría una excelente oportunidad de compra con la mirada puesta en los 5000 puntos.

S&P 500
Muy cerca de los 1100 que suponen el 38,2% de recorte de todo el movimiento alcista. Es difícil que lo pierda en un primer momento y, si se confirma la frecuencia estadística, es fácil que se produzca un rápido rebote hasta al menos los 1180 dólares.