El Ibex 35 abre con un hueco bajista que le deja en el entorno de los 8.200 puntos. Las compañías cíclicas se desploman como consecuencia de la incertidumbre económica por la crisis italiana y por la rebaja de crecimiento que Bruselas anunciará hoy para España y la UE. Así pues, el selectivo se deja un 1,44%% y baja hasta los 8.220 puntos. En el mercado de divisas el euro también sufre este revés y cae hasta los 1,35 dólares.


Con Italia en el candelero del rescate, el país transalpino hoy se someterá al examen de los mercados con una subasta de deuda por valor de 5.000 millones. El mercado teme la respuesta de los inversores. Además, Bruselas anunciará la rebaja de su perspectiva de crecimiento para España y la UE. Ni los resultados empresariales consiguen animar este panorama.

Antes de la apertura se han conocido las cuentas de Repsol. La petrolera obtuvo entre enero y septiembre un beneficio neto de 1.901 millones de euros, el 6,4 % más que en el mismo periodo de 2010 gracias a la subida del petróleo y el gas. Aún así, la compañía no escapa de la incertidumbre y cede un 1,33%.

También Amadeus ha desfilado por la pasarela de resultados. La empresa duplicó su beneficio hasta septiembre obteniendo un beneficio neto de 667 millones. Amadeus cede un 2,75% y se proclama ‘farolillo rojo’ de la apertura.

A la espera de que Gamesa presente resultados, cae con fuerza. Se desploma un 1,61%.

Sorprendentemente algunos bancos ponen buena cara al mal tiempo y se dan la vuelta. Bankinter sube un 0,10% y Sabadell se mantiene plano. Sin embargo BBVA y Santander contrarrestan esta tónica con caídas del 1,52% y 0,63%, respectivamente.

Las mayores subidas las experimenta FCC, que avanza un 1,32%. La compañía está buscando un socio para cederle el 50% de la filial FCC Energía y desarrollar conjuntamente sus negocios de renovables.

En el Mercado Continuo…

Las caídas más pronunciadas son para Adolfo Domínguez, que se deja un 3,17%, mientras que EADS sube un 4,96% tras presentar resultados. EADS registró un beneficio neto de 421 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone multiplicar sus ganancias por 2,1 respecto a lo anotado en el mismo periodo de 2010.