El selectivo de la Bolsa de Madrid cierra la sesión con una caída del 1,18% en los 8.150 puntos, arrastrado principalmente por Iberdrola y Mapfre –afectadas por el anuncio de las ventas de las participaciones de Bankia en ambas compañías- y por Repsol y Telefónica. El selectivo, irremediablemente, no ha podido levantar cabeza con las cesiones de estos blue chips. Además, en la semana se ha dejado un 0,29% de valor, sumando ya tres semanas consecutivas en negativo. En el mercado de renta fija, la prima de riesgo se sitúa en los 353 puntos y, en el de divisas, el euro-dólar cotiza a 1,335 unidades.


El Ibex 35 cuelga el cartel de cerrado esta sesión convirtiéndose en el índice de la bolsa europea que peor lo ha hecho. Además, suma tres semanas consecutivas de caídas. Hoy ha terminado en los 8.150 puntos después de haber cotizado incluso por encima de los 8.300 a lo largo de la semana. No obstante, Ana Rafels, asesora de inversiones de Ana Rafels EAFI, comenta que “mientras mantenga el soporte de los 7.653 puntos, podría testear los 9.000-9.150 puntos, que serían los objetivos más inmediatos para el medio plazo”.

Iberdrola ha terminado la sesión como ‘farolillo rojo’ con una caída del 3,31% en los 3,68 euros, a pesar de los esfuerzos de Société Générale por frenar las caídas doblando las ofertas de compra –recordemos que el banco francés tiene un 3,1% del capital de Iberdrola-. Detrás de estas caídas está la presión de la venta de la participación de Bankia en la compañía. Esta noticia ha caído como un jarro de agua fría en un momento técnico de debilidad para la acción. Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, explica que “puede haber un escenario de cambio de tendencia en Iberdrola. Tras la pérdida de los 4 euros y de la tendencial alcista de medio plazo, su principal objetivo es marcar los 3,60 y 3,40 euros.

Mapfre ha sufrido una caída del 1,87% hasta los 2,35 euros por las mismas razones que Iberdrola.

Además, también en la parte más baja de la tabla encontramos a otros dos blue chips: Repsol –que no consigue cerrar aún la venta de su negocio de GNL por el bajo interés de algunos activos-, con una caída del 2,66% en los 15,38 euros, y Telefónica, que al cierre perdía un 2,03% hasta los 9,74 euros. Ayer cerraba salvando in extremis el soporte de los 9,95 euros pero hoy no le quedaban fuerzas. Desde BNP Paribas advierten que la pérdida de este nivel nos deja objetivos de 9,46, 9,25 y 9,04 euros. “La caída se mantendrá mientras no supere los 10,34 euros”.

Para más INRI, BBVA se ha dejado un 0,92% y Santander un 1,41%.

Escasos valores se han salvado de la quema. Amadeus ha destacado en la parte alta con una subida del 1,29%, seguida de Indra, que ha sumado un 1,17%.

En el Mercado Continuo…
Bankia
, irremediablemente, ha terminado la sesión en la parte más baja. A las caídas del 12,39% de ayer, hay que sumarle un descenso del 17,80% hoy, por lo que marca un nuevo mínimo histórico en los 0,33 euros. Los inversores huyen del valor ante la astronómica dilución de capital que experimentarán previsiblemente por el canje de preferentes y deuda subordinada en acciones con un valor de 0,01 euros.

CAPITALIZACIÓN DE BANKIA:



Le ha seguido Reyal Urbis (-16,06%) después de no lograr un acuerdo de refinanciación de 3.600 millones de su deuda con los bancos acreedores. Irremediablemente, la compañía está abocada al concurso de acreedores.

En la parte alta, en cambio, Urbas se ha disparado un 7,14% y Nicolás Correa un 6,25%.