Grupo de los 20 ministros de Finanzas acordaron una vigilancia más estrecha de los desequilibrios económicos globales.

Criterios tales como la cuenta corriente y la deuda pública y privada, constituyen un cuadro de indicadores que, si bien no es vinculante, pueden dar a los EE.UU. y Europa influencia para presionar por una apreciación de la moneda china, según el G-20 

"No fue fácil, hubo, obviamente, intereses divergentes", dijo la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde. El objetivo es "poner a prueba las políticas económicas y determinar en qué medida son favorables para todos los países juntos, y no sólo la base de la política económica nacional".

China seguirá siendo la economía de mayor crecimiento en 2011, con una expansión de 9,6%, predice el Fondo Monetario Internacional. El prestamista con sede en Washington ve un crecimiento del 3% en los EE.UU. y del 1,5% en la zona euro.