El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) triplicará sus necesidades de financiación en el próximo ejercicio, por lo que emitirá bonos por valor de unos 9.000 millones de euros, frente a 3.000 millones en 2009. La emisión, de bonos simples a cinco años, se realizó el pasado 12 de noviembre y fue colocada íntegramente entre emisores cualificados el mismo día.