La rentabilidad del bono portugués se relaja tras tocar máximos históricos.

Tras tocar máximos históricos en los 7,6%, la rentabilidad del bono portugués a 10 años comienza a desplomarse y se sitúa a niveles de ayer a 7,36%. El diferencial con el bono alemán desciende a 413 puntos básicos.

La penalización sobre la deuda soberana lusa se situó a principios de esta semana ligeramente por encima del 7% y aumentó de forma drástica hoy. De hecho, sólo entre las 08.30 y las 09.30 la presión sobre los bonos lusos a diez años se incrementó en más de dos décimas, del 7,41 % al 7,63 %.

Según publica Invertia, operadores del mercado afiman que el BCE estaría adquiriendo títulos de renta fija de Portugal, después de llevar dos semanas sin comprar deuda.

Este panorama en la renta fija soberana lusa ha afectado a la Bolsa y el índice PSI-20 cae un 1,93% hasta los 7.949 puntos. El valor más penalizado es el banco Espirito Santo. Cede un 4,75%.


Gráfico rentabilidad bono portugués: