El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, admitió la desaceleración económica de la Eurozona, pero descartó otra recesión.

"Nosotros no anticipamos una recesión en Europa", dijo Barroso en una rueda de prensa.

Estamos haciendo todo lo posible: afrontar desde los problemas presupuestarios subyacentes hasta el fortalecimiento del manejo de la eurozona con el endurecimiento de las regulaciones financieras y mejoras en nuestra competitividad en general", apuntó el líder europeo.

Barroso indicó que un impuesto como el que ha propuesto por la Comunidad Europea para las transacciones financieras hubiera aliviado la carga del sector hace tres años.

Barroso contradice de esta forma a Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que advierte sobre el riesgo de que la economía mundial vuelva a entrar en recesión de forma "inminente", en una entrevista publicada el domingo la revista alemana 'Der Spiegel'.