El índice no amaga con rellenar el hueco de apertura a la baja y cede posiciones hasta comenzar a testar / perder el mínimo de la semana pasada establecido en 2.751.
Una ruptura de este nivel desactiva la señal de compra del indicador MACD y dejaría al precio sin apoyo significativo hasta la zona de mínimos anuales alcanzada en MAR11 y comprendida entre 2.726 y 2.717. Niveles que se alcanzarían mañana si se respeta el actual ritmo de cesiones.

Mañana tendremos reunión del BCE. Si fuera la Reserva Federal, con la divisa pegada a máximos anuales y la RV a un paso de mínimos, el mensaje estaría claro. Con el banco central europeo que alardea de monitorizar todo aquello que afecta a la inflación y de desmarcarse de los mercados puede ocurrir cualquier cosa.

Volviendo al precio. Para confiar en un rebote es requisito imprescindible que el precio consolide por encima de 2.768 y confirme la ruptura de la directriz alcista secundaria que hemos trazado en el gráfico.

DJ Eurostoxx50 en gráfico horario