Citigroup fue demandado por discriminación sexual por empleados que aducen que las mujeres cobran menos que los hombres y tienen más probabilidad de perder sus empleos.
La querella, presentada hoy en un tribunal federal de Manhattan, fue entablada por cinco ex directoras y analistas de Citigroup y por una empleada actual. Las demandantes acusan a Citigroup de ser un “anticuado club de varones” y aducen una “discriminación sistemática y generalizada y represalias” en decisiones sobre remuneración, promoción y despido. Las querellantes reclaman indemnizaciones no precisadas.

Las mujeres de rango gerencial en finanzas, un grupo que incluye cajeras como también ejecutivas, ganaron 63,9 centavos por cada dólar de ingreso que tuvo un hombre en 2000, basado en sueldos medianos, según estadísticas de la Oficina de Contabilidad del Gobierno analizadas por Bloomberg. En 2007, el último año de que hay datos disponibles, el número era de 58,8 centavos.

Este caso tiene sus antecedentes en otra gran financiera norteamericana, Goldman Sachs, que fue demandada por 3 ex empleadas en septiembre que adujeron que encararon discriminación en la paga y menores oportunidades de promoción que los hombres en la firma.