El beneficio del fabricante de autocomponentes vasco aumentó un 39% en los primeros seis meses del año hasta situarse en 115,1 millones de euros gracias al buen comportamiento de la unidad de automoción.

Las ventas de Cie Automotive aumentaron un 33% en este periodo, hasta 1.794 millones de euros. Un 15% se ha debido a un crecimiento puramente orgánico “frente a un mercado que ha crecido globalmente un 3%”.

Beneficio semestral de Cie

Con respecto a EBITDA –resultado bruto de explotación– y EBIT – resultado neto de explotación–, CIE ha logrado 271,8 y 193,7 millones de euros respectivamente, un 35% y un 40% más que en el mismo periodo de 6 meses de 2016.

Jesús María Herrera, Consejero Delegado de CIE Automotive, ha destacado “el mantenimiento de una senda de crecimiento elevado y, sobre todo, muy rentable, que hemos extendido a todas las áreas geográficas en las que operamos y que conlleva una importante generación de valor para el accionista con el cumplimiento inexcusable de nuestros compromisos públicos”.

En estos momentos más de un 31% de las ventas de la compañía proceden de Europa, aunque la zona que más aporta al Ebitda es Nafta.

Distribución sectorial de las ventas

Estos resultados han permitido a la compañía mejorar los objetivos de su plan estratégico que la compañía estableció el año pasado hasta 2020.

De esta manera, la compañía prevé duplicar su beneficio un año antes, en 2019. Entre otras cosas, se compromete a distribuir 323 millones de euros entre sus accionistas, frente a los 300 que habían presupuestado el pasado ejercicio.

Plan estratégico

Antón Pradera, Presidente de la compañía, ha declarado en una nota  que con estos resultados “demostramos la validez y sostenibilidad de nuestro modelo de negocio en un entorno de gran complejidad, en el que nos sentimos bien posicionados para afrontar los nuevos retos sectoriales”.

En lo que va de año, las acciones de Cie Automotive se revalorizan más de un 13% en bolsa.