China podría ayudar a detener la creciente inflación a la que se enfrenta a corto plazo si deja subir al Yuan,  ha indicado el Banco Mundial en un informe. Y es que una subida en los precios supondría un riesgo para la economía china.

Pero "una subida gradual" del tipo de cambio nominal de la divisa china podría ayudar a contener los precios.  Un yuan más fuerte reduciría los costes de importación y contendría cualquier subida de los precios internacionales de las materias primas, dijo la institucional financiera.

La divisa de China ha subido "más modestamente" que las de otros países de Asia Oriental y el Pacífico, dijo el Banco Mundial.

Desde que China dejó en junio que el yuan cotizara con una mayor libertad, la divisa se ha apreciado un 2,4% frente al dólar estadounidense en términos nominales.