La Generalitat Catalana ha admitido que está estudiando acogerse al fondo de liquidez que ha habilitado el Estado para las Comunidades en problemas, como ya han hecho Comunitat Valenciana y Murcia, aunque la decisión aún no la ha aprobado formalmente.

En la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo, el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha restado importancia a que Cataluña se acoja al fondo de liquide porque su situación está "muy lejos" de ser rescatada.

Homs ha recalcado que la decisión de acudir al mecanismo de liquidez aún no se ha tomado formalmente y que acudir a él no implica en ningún caso ni un rescate ni una intervención, y que el Gobierno de Artur Mas está estudiando la letra pequeña de las condiciones del fondo.