Caja Rural de Asturias obtuvo entre enero y junio de 2011 un beneficio neto atribuido de 8,4 millones de euros, un aumento del 5,8 % frente a los resultados registrados en el mismo periodo del año anterior.

La cifra de negocio en el primer semestre fue de 4.416,6 millones de euros, un incremento del 0,78 % frente a los primeros seis meses de 2010.

La mejora del resultado, según la Caja, se ha conseguido con un mantenimiento de las dotaciones a provisiones, que este primer semestre alcanza los 5,97 millones de euros.

El margen de intereses creció el 2,68 % hasta los 28,73 millones de euros, mientras que el resultado de las actividades de explotación fue de 35,43 millones de euros, el 1,26 % superior al registrado en el mismo periodo del año anterior.

La Caja Rural de Asturias aumenta el volumen de su balance, que a junio de 2011 representaba 2.932,9 millones de euros, el 4,73 % más.

El crédito a la clientela aumentó el 1,4 % hasta los 2.288,5 millones de euros y la cifra de recursos, incluidos los situados fuera de balance, fue de 2.309,3 millones, el 2,05 % más.

La tasa de morosidad es del 5,36 % a cierre de junio, que en comparación interanual se incrementó en 1,62 puntos porcentuales.

La ratio de cobertura, del 51,99 %, según la Caja, está dentro de la media del sector, pese al descenso del 18,76 %, ya que hace un año era del 70,75 %.