Ni la intervención del BCE ni los planes de Japón para comprar deuda europea han conseguido frenar la caída en la renta fija pública. El riesgo país de las principales economías periféricas vuelve a dispararse. Y no sólo ellas, Bélgica se acerca a los 150 puntos.

El riesgo país de Italia supera los 200 puntos, el de Bélgica se acerca a los 150, y el de España roza los 280. La brecha vuelve a ampliarse respecto a la deuda 'más segura' de la zona euro, la de Alemania. El diferencial de rentabilidad del bono de Italia a diez años frente al bund aumenta por encima de la barrera de los 200 puntos básicos, y el de Bélgica (ver gráfico), presionado por su crisis política, se acerca a los 150 puntos básicos.