Según los analistas de Bankinter, los resultados de Gas Natural siguen siendo débiles a nivel operativo. Ellos no estarían invertidos en las acciones del grupo por tres motivos diferentes.

Los resultados correspondientes a 2017 deGas Natural siguen siendo débiles a nivel operativo. El BNA (+1%) mejora frente a los nueve primeros meses del año (-15%), debido a los resultados extraordinarios por la venta de la actividad en Italia y por la restructuración corporativa en Chile contabilizados en el cuarto trimestre, pero la debilidad operativa persiste.

La caída del ebitda en términos homogéneos (excluyendo Electricaribe y la actividad en Italia en ambos años) se sitúa en 8,8% en 2017. Empeora de esta manera la debilidad operativa que vimos en 9M donde el ebitda homogéneo disminuía en un 7,4%.

Nosotros no estaríamos invertidos en las accion

es del grupo por tres motivos:

- Posible recorte de los ingresos regulados. El Gobierno prepara un recorte en los ingresos regulados de distribución de gas y electricidad. El objetivo es rebajar los costes regulados de la tarifa (que llegan a representar hasta el 40% del total) para abaratar los recibos de los usuarios. Gas Natural resultaría afectada ya que el 35% de su ebitda está relacionado con estas dos actividades;

- Posible revisión a la baja de sus guías para 2018 en la próxima presentación de su Plan Estratégico tras un año 2017 muy complicado a nivel operativo parta el grupo y 

- Posible retraso en operaciones corporativas. Los principales accionistas de Gas Natural están buscando una operación corporativa, pero la situación de incertidumbre regulatoria actual complica cualquier operación