El Banco Mundial ha revisado a la baja su previsión de crecimiento de la economía mundial en 2009, para cuando augura una contracción del 2,9%, frente al retroceso del 1,7% previsto anteriormente, mientras que en 2010 el crecimiento será del 2%, tres décimas por debajo de los pronósticos de marzo, debido a la recesión económica mundial y la fragilidad de los mercados financieros.
"La necesidad de reestructurar el sistema bancario, combinada con las restricciones que los países de altos ingresos han comenzado a imponer a las políticas expansionistas, impedirá que la recuperación de la economía mundial cobre fuerza", expresó Justin Lin, primer economista y primer vicepresidente de Economía del desarrollo del Banco Mundial.

De hecho, el informe 'Flujos mundiales de financiamiento para el desarrollo 2009: El derrotero de la recuperación mundial' advierte de que los países en desarrollo crecerán apenas un 1,2% este año, luego de un crecimiento de 8,1% en 2007 y 5,9% en 2008. Sin contar a China e India, se estima que el producto interno bruto (PIB) de los demás países en desarrollo disminuirá un 1,6%.

En lo que respecta a Europa y Asia Central, el BM considera que ha sido "la región más perjudicada", en gran medida debido a que varios países de la región ingresaron en el período de crisis con importantes desequilibrios previos, haciendo que muchos países fueran vulnerables al abrupto cambio de sentido de los flujos de capital y al debilitamiento de la demanda en las exportaciones que generó la crisis.

De este modo, las previsiones de la institución internacional apuntan a una contracción del 4,5% del PIB de la zona euro, muy por debajo de la caída del 2,7% anticipada en marzo, mientras que se producirá una leve recuperación del 0,5% en 2010, cuatro décimas menos de lo previsto anteriormente.

En el caso de EEUU, el BM también ha revisado a la baja sus pronósticos y espera una contracción del 3% en 2009, seis décimas peor que el anterior pronóstico, mientras que en 2010 podría registrar un crecimiento del 1,8%, dos décimas menos del pronóstico de marzo.

Futuro de la economía mundial


De cara al futuro, el BM advierte de que el camino hacia la recuperación de la economía mundial requerirá la rápida instrumentación de un conjunto de reformas puntuales; "con el tiempo, se deberá abandonar el esquema en el que los gobiernos tienen una gran participación en el sistema financiero y volver a poner el control del sistema bancario en manos del sector privado".

Asimismo, el BM indica que se deberá contener la gran expansión de la oferta monetaria en los países avanzados, y será preciso recortar los déficits fiscales en el mediano plazo, para mantener la viabilidad de la deuda y evitar otra crisis de endeudamiento como la que se produjo en las décadas de 1970 y 1980.

De este modo, la institución presidida por Robert Zoellick se muestra más pesimista respecto a la evolución de la economía que el Fondo Monetario Internacional (FMI), que pronosticó una contracción de la economía mundial del 1,3% en 2009 y un crecimiento del 2,4% el año próximo y apuntó que planeaba revisar ligeramente al alza sus previsiones.